(+34) 986013487

Mascarillas para nutrir tu piel en invierno

marzo 2, 2018

Durante los días más fríos del año, nuestra piel es uno de los órganos que más se ve afectado, debido a que las bajas temperaturas y el helado viento hacen de las suyas generando resequedad y deshidratación, facilitando la aparición de arrugas, por ello es fundamental proteger la piel en invierno.

Fue así, como se descubrió que una de las mejores armas para lograr mantener la piel sana e hidratada, es la utilización de productos naturales en formas de mascarillas para la piel. Algunas son:

Aguacate y Aceite de Oliva

Es debido a los aceites y grasas que estos productos poseen, la razón por la cual, esta es considerada como una de las mejores rutinas de belleza durante el invierno. En este caso, la mezcla de una cucharadita de aceite de oliva, con un cucharadita de aloe vera y medio aguacate machacado, concede en los 15 minutos que deben estar sobre la piel, todos los nutrientes y minerales que se pierden debido al frío.

Manzana y aceite de oliva

En este caso, una de las mascarillas para la piel que mejor resultados genera, se centra en colocarse rebanadas de manzana, bañadas en aceite de oliva, con el fin de lograr una profunda hidratación de la piel, para combatir la resequedad y las arrugas.

La cosmética probiótica tiene beneficios para tu piel

Clara de huevo

Para proteger la piel en invierno, no debe existir ningún tipo de limitaciones según el tipo de piel. Es por ello que para hidratar y cerrar los poros de la cara en pieles grasas, se recomienda colocarse una clara de huevo sobre el rostro, hasta que se seque, durante este proceso se logra suavizar, limpiar y rejuvenecer la piel; esta mascarilla, se debe aclarar con agua tibia.

Yogurt, miel y limón

Para combatir la usual resequedad de la piel, recomendamos nutrir profundamente con la mezcla de una cucharada de yogurt griego, unas gotas de jugo de limón y una cucharada de miel. Para esta mascarilla, se recomienda mezclar hasta que se haga una pasta que será aplicada en la piel por una hora, para ser enjuagada con agua tibia.