(+34) 986013487

¿Cómo proteger y cuidar tu piel en el verano?

marzo 10, 2018

El sol es la fuente de luz de nuestro planeta, siendo a su vez una importante fuente de vida, sin embargo, también puede ser considerado como un enemigo mortal para nuestra piel sino nos protegemos de los rayos que emite. Es por ello, que si queremos disfrutar de una piel saludable, es importante saber cómo protegerse en todo momento, sobre todo durante el verano, cuando más difícil es escaparse de sus rayos. Por ello, podemos recomendar:

Protector

El primer gran consejo para proteger la piel en el verano es la utilización de protectores solares, sobre todos los naturales, si buscamos, evitar colocar en nuestra piel elementos químicos. Esto nos lleva a recomendar productos que ofrecen los mismos beneficios, como por ejemplo:

Aceite de Frambuesa. Este con un FPS que varía entre los 30 y los 50, es uno de los más recomendados. Su fabricación es sencilla al solo necesitar combinar aceite de frambuesa, aceite de vitamina E, 30g de cera de abeja, 2 cucharadas de óxido de zinc y 30g de manteca común, para ser capaz de conceder protección y un increíble aroma.

Aceite de Zanahoria. En este caso, la zanahoria tiene una protección que ronda los 30 y los 40 FPS. En este caso, cocinando las zanahorias en aceite de oliva y agregándoles aceites esenciales, se puede a tener una piel saludable, protegida del sol.

¿Cómo proteger y cuidar tu piel en el invierno?

Alimentación balanceada

Por muy increíble que parezca, una alimentación balanceada, rica en vitaminas y minerales, y el consumo de grandes cantidades de agua es útil para mantener a la piel hidratada internamente.

Hidratación es clave

Para mantener una capa protectora en la piel luego de exponernos al sol, se nos recomienda usar hidratantes que ayudan a mantener el bronceado y tonificar la piel. En estos casos, se recomienda el aceite de almendras gracias a sus vitaminas A, B y E; aceite de coco por su capacidad hidratante y calmante, y por último, se recomienda para proteger la piel en el verano, el Aloe Vera, gracias a la posibilidad de calmar la piel y evitar enrojecimientos tras estar mucho tiempo bajo los rayos del sol.